Taller de frenos cerca de mí

Los frenos son una de las características de seguridad más importantes en cualquier automóvil. Relajan su vehículo presionando las pastillas o zapatos de freno contra un disco o tambor del rotor para crear fricción y dispersar el calor.

Con el tiempo, una variedad de piezas pueden desgastar su sistema de frenos, lo que las hace menos efectivas y potencialmente peligrosas de conducir. Aquí hay algunas señales que es posible que necesite revisar sus frenos:

Pastillas de freno

Los frenos en su automóvil son uno de los sistemas de seguridad más importantes, y es esencial mantenerlos funcionando correctamente. Los frenos son un sistema complicado que involucra numerosas partes. Cuando cualquier parte falle, tendrá que repararla o reemplazarlo de inmediato.

La parte más crítica de su sistema de frenos son las pastillas de freno, que convierten la energía cinética en energía térmica a través de la fricción. Estas almohadillas se mantienen en su lugar mediante un dispositivo de sujeción especial llamado Caliper, que las aprieta en un rotor giratorio para frenar o detener el vehículo.

Deben cambiarse regularmente (dependiendo del material de la almohadilla), y la mayoría de ellos tienen un método para alertarlo cuando sea hora de hacerlo. Algunos incluso tienen indicadores de desgaste incorporados que emiten un ruido de chirrido cuando se usan demasiado.

Una buena guía es reemplazar sus pastillas de freno cada 40,000 a 50,000 millas. Sin embargo, esto variará según sus hábitos de conducción y el tipo de pastillas de freno que use.

Las pastillas de freno se desgastan más rápido si conduce viajes largos y están sujetas a condiciones climáticas más extremas. También pueden desgastarse más rápido si tiene un vehículo pesado que requiere mucho esfuerzo de frenado, como un automóvil familiar de cuatro o cinco plazas con una bota completamente cargada o un vehículo de remolque que regularmente mueve una caravana.

Otra razón por la cual sus frenos pueden comenzar a desgastarse es porque están sujetos a una presión excesiva de otros componentes en el automóvil, como el volante o la caja de cambios. Si las almohadillas están desgastadas, esto puede hacer que se deforman y se descompongan.

Cuando esto sucede, puede conducir a una situación insegura. Puede hacer que pierda el control del vehículo y ponga estrés innecesario en otros componentes que necesitan ser reparados o reemplazados, como juntas de bola, nudillos y rodamientos de ruedas.

Lo mejor que puede hacer cuando nota cualquiera de los síntomas anteriores es detener el automóvil de inmediato y obtenerlo por un técnico de reparación de automóviles. Podrán decirle si es hora de reemplazar o reparar los frenos y lo ayudará a determinar si tiene algún otro problema que deba abordarse.

  La nota de remisión del taller mecánico

Rotores de freno

Los rotores de frenos son una de las partes más visibles del sistema de frenos de su automóvil. Están montados en el eje de su vehículo y trabajan junto con sus pastillas de freno para ayudar a evitar que sus ruedas giren cuando aplique los frenos.

También actúan como una superficie de enfriamiento para los frenos. Están hechos de diferentes materiales y pueden diseñarse con agujeros perforados o ranuras que disipan el calor, el gas y el agua rápidamente.

Los rotores se pueden fabricar a partir de una variedad de materiales, que incluyen acero, cerámica de carbono y hierro fundido. Están disponibles en diferentes espesores y tamaños para adaptarse a varios vehículos y estilos de conducción.

El material y los estándares de calidad utilizados para fabricar y distribuir un rotor pueden afectar su vida útil y qué tan bien funciona bajo frenado. Elegir el tipo de rotor adecuado para su vehículo lo ayudará a aprovechar al máximo su rendimiento.

Por ejemplo, los rotores hechos de aleaciones de metal que son resistentes a la alta temperatura y el desgaste tienden a tener mejores características de frenado que las hechas de hierro de chatarra. Del mismo modo, es más probable que los rotores premium tengan respiraderos y agujeros perforados que mejoren la disipación y la absorción de calor.

Estas características permitirán que sus rotores se enfríen más rápidamente y eviten el óxido y la corrosión. Son particularmente útiles para los autos deportivos, que a menudo tienen una mayor tasa de calor y fricción durante el frenado que los conductores diarios.

También son más duraderos que los rotores económicos, que están hechos de una mezcla de aleaciones de metal baratas y pueden desgastarse más rápido. Es posible que los rotores económicos no puedan transferir suficiente calor a sus superficies de frenado para disiparlo rápidamente, lo que puede causar deformación del rotor y pulsación del pedal.

Los rotores son una parte importante de su sistema de frenado, y deben inspeccionarse regularmente para garantizar su seguridad y rendimiento. También pueden ser un buen indicador de otros problemas de frenos, por lo que es importante programar reparaciones para ellos tan pronto como note que no funcionan correctamente.

Mangueras de freno

Las mangueras de freno son una parte vital del sistema de frenado de su automóvil. Transfieren el líquido de frenos hidráulico del cilindro maestro a los cilindros de la rueda y las pinzas de frenos, asegurando que su vehículo se detenga de manera segura y rápida cuando aplique el pedal del freno.

  Taller de transmisiones automáticas en Reynosa

El tipo de manguera de freno más común está hecho de caucho flexible, que proporciona un buen rendimiento de frenado y funciona en una amplia gama de temperaturas. También viene con una capa de red de tela para proporcionar protección adicional contra el daño.

Si desea reemplazar su manguera de freno, debe elegir mangueras OEM o las de marcas de buena reputación. Estos deben ofrecer una increíble resistencia química y térmica, además de ser resistente a la rotación seca. También deben tener accesorios finales que sean resistentes a la corrosión, ya que este último puede caer presa de la corrosión y comenzar a degradarse, lo que hace que su líquido de frenos se filtre.

Debe verificar la calidad de las mangueras tan pronto como las obtenga, ya que son las partes más críticas en el sistema de frenado de su vehículo. Una manguera defectuosa afectará la forma en que frena su vehículo y reducirá su capacidad de frenado o incluso la detendrá por completo.

Una manguera defectuosa generalmente mostrará signos de falla, incluidas grietas, ampollas o burbujas. Estos síntomas son una señal de que su manguera comienza a fallar y debe reemplazarse de inmediato.

Otro síntoma común de una manguera fallida es una sensación "esponjosa" en el pedal de los frenos cuando lo presiona. Esto es causado por el aire que se ha acumulado dentro de la manguera, ya que se ha hinchado.

Su manguera de freno deberá ser inspeccionada con sus manos y visualmente, ya que esta es la mejor manera de detectar cualquier problema. Flexione la manguera para exponer cualquier grieta o protuberancia. También es útil que un amigo bombee el pedal del freno para ver si alguna de las mangueras se expande cuando están bajo presión.

Una manguera mala puede hacer que su vehículo se tire hacia un lado y acelere cuando aplique los frenos, y también puede causar un desgaste prematuro de la pastilla, ya que ya no puede sostener la presión de su sistema de frenado. En casos extremos, una manguera mala puede bloquear y sobrecalentar los frenos.

Pinza de freno

Las calibradores son una parte importante del sistema de frenado de su automóvil. Determinan cuán confiable es su frenado, por lo que es esencial mantenerlos. Debe saber cómo verlos por daños y cuándo es el momento de reemplazarlos.

  La nota de remisión del taller mecánico

Si tiene problemas con sus pinzas, es importante repararlos de inmediato. Si espera demasiado, puede conducir a problemas aún más serios con el resto de sus frenos.

Los síntomas que pueden indicar que sus pinzas están dañadas incluyen que se adhieran a un lado durante el frenado. Este es un problema común que puede ocurrir debido a la corrosión o los escombros en los pistones de calibración. También puede significar que las pastillas de freno se usan de manera desigual o no funcionan correctamente.

Es mejor llamar a un taller de reparación de automóviles cerca de mí si tiene algún problema con sus pinzas. La mayoría de los talleres de reparación pueden realizar un servicio en sus pinzas en tan solo un día.

El proceso de reemplazar un calibrador es simple y no requiere ninguna experiencia o herramientas especiales. Sin embargo, siempre debe seguir las instrucciones proporcionadas en el manual del propietario de su vehículo.

Para comenzar el proceso de reemplazo, primero retire las pastillas de freno y el rotor. Luego, debe sacar el conjunto del calibrador de los soportes de montaje. También debe asegurarse de que la calibre no esté obstruida por la manguera de frenos.

Luego puede quitar la manguera de freno y enchufarla con un tapón de goma para evitar que se filtre. Usando una llave, afloje los pernos que montan la pinza.

Luego, levante la pinza hasta que ya no cubra el rotor y luego deslízalo. Alternativamente, puede usar una cava C o una herramienta similar para el mismo propósito.

Después de retirar la pinza, debe verificarlo en busca de signos de corrosión u otro daño. Esta es una excelente manera de evitar más complicaciones en el futuro.

Idealmente, debería poder saber si su pinza es mala o no revisando los pistones y las diapositivas. Los controles deslizantes deben moverse libremente cuando los presione, y los pistones deben sentirse firmes pero no esponjosos.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad